martes, 22 de marzo de 2016

La fortaleza de un vínculo

    Esta es la historia de Bella y George. Bella Burton es una niña de 11 años residente en EEUU con una enfermedad genética llamada síndrome de Morquio. La causa de la misma es la ausencia de una enzima, lo que acarrea la acumulación en el organismo de unos compuestos llamados mucopolisacáridos. Está considerada una enfermedad rara cuyos efectos son, entre otros, deformidades en el esqueleto que suelen causar enanismo. Además, la esperanza de vida de las personas que la padecen es de unos 40 años y no tiene cura.
    Bella apenas podía caminar y necesitaba de la ayuda de muletas antes de conocer a George, un perro Gran Danés que ahora acompaña a su amiga a todos los lugares. El amor y la confianza entre ambos ha hecho que ocurra algo maravilloso: Bella parece tener más fuerza y vitalidad en su vida cotidiana. Aunque necesita apoyarse en su compañero, ya no requiere de muletas para caminar y todo le resulta más sencillo.
    El poder de los lazos con una persona o animal es increíble.


    Fuente del vídeo: upsocl.com

viernes, 18 de marzo de 2016

Crítica al hembrismo (parte 2)

{Continuación. 1ª parte aquí.}

    Pongamos algunos ejemplos prácticos.
    Ejemplo 1. Discotecas. Hay lugares en los que los chicos deben pagar, mientras que las chicas pasan gratis. Aunque el local pueda tener motivos comerciales, para atraer clientela o similares, no deja de ser discriminatorio.

    Ejemplo 2. Parejas heterosexuales. La chica quiere tener sexo. Es una persona libre y no pasa absolutamente nada. En cambio, si es el chico quien quiere tener sexo, en ocasiones es tachado de pervertido y marcado con otros estereotipos como "los hombres siempre piensan en lo mismo" o "todos los hombres son iguales". ¿Por qué? (increíble pero cierto; véase el experimento social a continuación).

    Ejemplo 3. Violencia de género. No profundizaré mucho en esto ya que la gran mayoría de este tipo de violencia es machista. Sin embargo, también hay casos de mujeres que cometen abusos contra sus compañeros sentimentales y en ocasiones utilizan la ley a su favor. Porque claro, ¿quién se va a creer que una mujer le haya pegado a un hombre o que le haya obligado a hacer algo en contra de su voluntad? El sexo femenino a veces es victimizado y tachado de débil, cuando no es así. Es curioso e irónico cómo la actitud machista en este caso fomenta el hembrismo, a pesar de ser opuestos.
    Ejemplo 4. Feminismo. Aquí me basaré más en mi experiencia personal. Algunas mujeres se consideran a sí mismas feministas, pero ven a los hombres como sus enemigos. Una vez entré en una web que se autocalificaba de esta manera en la cual se escribían artículos de opinión. Leí uno que me gustó e hice un comentario expresando los puntos en los que estaba de acuerdo y en los que no, todo con un lenguaje respetuoso. La respuesta que recibí fue de desprecio total, por parte de varias personas, solo por no coincidir totalmente con sus ideas (y eso que yo soy feminista). Incluso me lanzaron insultos sexistas por ser hombre. Amigos lectores, déjenme aclarar algo: eso no es feminismo. Es muy importante conocer el límite, porque personas como estas provocan que otras confundan los conceptos.

    En nuestra historia, la sociedad ha sido machista, por desgracia. Y aún lo es. ¿Cuántas veces habremos visto a alguien criticar la mala conducción de otra persona y achacarlo a "mujer tenía que ser"? ¿Cuántas veces habremos asociado las tareas de limpieza con un "trabajo de mujer"? La desigualdad laboral entre sexos es una realidad. Sin embargo, tenemos la oportunidad de cambiar todo eso (y afortunadamente, está cambiando) y avanzar hacia una igualdad real. Y ese cambio empieza en nosotros. Una vez leí una frase que me pareció muy acertada: "Si quieres cambiar el mundo, cambia tú". Es necesario modificar la mentalidad de nuestra sociedad, y para ello, primero debemos hacerlo con nuestra propia actitud. Pero si dejamos un extremo, no caigamos en el error de evolucionar hacia el contrario.

martes, 15 de marzo de 2016

Crítica al hembrismo (parte 1)


    Hoy estoy aquí para hablar sobre un tema muy polémico. Creo que esta crítica es necesaria dada la enorme desinformación que hay con respecto a esta cuestión y a que está tomando fuerza en la sociedad. Asimismo, me gusta escribir sobre materias en las que creo que puedo aportar algo nuevo y/o diferente
    Hace tiempo, escribí otra crítica sobre la falsa igualdad de género que vemos en nuestro día a día. Recomiendo leerla antes de profundizar más en esta: ¿Igualdad de género?(parte 1) e ¿Igualdad de género?(parte 2).
    
    Me sorprende ver cómo es posible que tanta gente confunda los términos feminismo y hembrismo. En primer lugar, creo que debemos dejar esto claro y para ello consultaremos la RAE.
    "Feminismo. Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres."
    El otro término no aparece en el diccionario. Por tanto, acudiremos a la Wikipedia para conocer su significado: "El hembrismo aludiría a una actitud de dominio, represión o prepotencia de las mujeres respecto de los hombres, o bien a la discriminación favorable a la mujer en acciones u opiniones."
    
En la misma página se presenta la opinión de muchas personas que consideran que el hembrismo no existe: "[...]para otros [...], el uso del término hembrismo habría aparecido por el miedo de ciertos varones «a perder los privilegios que obtienen por el sistema patriarcal[...]»". Me gustaría pensar que esto es cierto, pero la realidad que he estado observando es bien distinta. Hace no mucho leí un artículo de una mujer que comparte esta opinión. En él, establece el machismo como un sistema y utiliza el histórico control del patriarcado sobre las mujeres como argumento para respaldar dicha idea.

    Permítanme refutar ese planteamiento. Por un lado, el machismo no es un sistema, sino una actitud o ideología. Es verdad que hemos vivido en sociedades patriarcales en las que se ha menospreciado a la mujer durante muchos siglos, y por desgracia, a pesar de que la Constitución actual decreta lo contrario (Artículo 14), yo creo que aún vivimos en una. Esto es debido a que son pensamientos muy arraigados en nuestras tradiciones y no son fáciles de cambiar. Además, muchos padres dan a sus hijos una educación sexista, lo cual no fomenta la tolerancia. Yo mismo he recibido una educación basada en ciertas ideas machistas. Jamás he pensado o me han hecho pensar que las mujeres son inferiores. No obstante, en mi casa todas las tareas domésticas las hacía mi madre, mientras mi hermano, mi padre y yo apenas colaborábamos. Y eso es erróneo. Los hijos deberían ser educados por igual ya sean chicos o chicas, sin actividades ni tareas que dependan del sexo.

    Por otro lado, el hembrismo sí que existe (no como base de un sistema, aunque a lo largo de la historia haya habido alguna sociedad matriarcal). Como he mencionado antes, en ocasiones es confundido con el feminismo, si bien no tienen nada que ver. Mientras que el segundo defiende la igualdad de derechos, lo cual es totalmente respetable, el otro es una actitud de desprecio hacia los hombres. ¿Por qué? Por ser hombres. ¿Acaso no es esto igual de intolerante que el machismo? De hecho son dos caras de una misma moneda.
{Continúa. 2ª parte aquí.}
    
    

martes, 8 de marzo de 2016

Sueño 21: Fiesta en el mar y viaje a la Tierra-2


Fecha del sueño: 26/02/2016.
Creo que son dos sueños diferentes.
La primera parte del sueño tiene lugar en el océano. Era una fiesta, creo que de una boda. Mi familia y yo estábamos invitados, y mi amiga Amanda también fue allí. El sitio en cuestión era una zona costera, si bien todo el mundo estaba dentro del agua y algo lejos de la costa debido a que bajo nosotros había varios metros de profundidad. Era una celebración acuática, ya que hasta el chiringuito se encontraba allí, sobre el agua.
En un momento dado, había competiciones de natación y otros juegos entre los invitados, y el ganador se llevaría un premio. Yo participé.
Hubo una escena que me impactó bastante. A Amanda y a mí se nos ocurrió sumergirnos y mirar hacia el fondo. El agua era muy cristalina, tanto que veíamos nítidamente bajo la misma. En el fondo, a 2 o 3 metros debajo de nosotros, había una especie de máquinas móviles en funcionamiento que al parecer alisaban la arena. También se veían restos de otras máquinas y residuos electrónicos. No había rastro de ninguna vida vegetal, si bien se podía observar una especie de renacuajos mutantes de colores variados que vivían en el fondo (por desgracia, las máquinas acababan pisando muchos de ellos, aunque no sé con seguridad si les pasaba algo malo).
Amanda se fue diciendo que volvería en un rato y que la esperase. Estuve esperando mucho tiempo pero no volvió, de manera que me fui yo también.
Al volver a mi casa, mis padres y mi amiga me echaron la bronca por haberme ido. Respondí que ella no había vuelto. Amanda lo admitió, pero aún así estaba ofendida. Mis padres siguieron gritándome muy enfadados, y yo no entendía por qué. Me parecía una reacción exagerada y además no creía que yo tuviese culpa de nada.

La segunda parte del sueño tiene lugar en mi sótano. Un amigo y yo estábamos allí. Nos disponíamos a viajar a un universo paralelo con algún objetivo que no recuerdo. ¿Cómo? Pues teníamos en nuestras manos un coche que nos permitía hacerlo, al estilo de Regreso al Futuro. Siguiendo la terminología e influencias de la serie The Flash, llamaremos a este universo paralelo Tierra-2.
Al viajar a esta realidad alternativa, teníamos nuestros dobles, que eran personas físicamente iguales a nosotros pero con vidas distintas. No obstante, al cruzar el “umbral”, por llamarlo así, pasábamos a ocupar el lugar de esas personas, es decir, no existían al mismo tiempo que nosotros en la misma realidad (es un poco complicado de entender), solo en realidades distintas.

De esta manera, aparecimos en otro sótano diferente. No recuerdo muy bien el resto del sueño, pero sí que sé que fue un viaje bastante entretenido y que en la Tierra-2 yo tenía una novia que en la Tierra-1 era la pareja de un amigo. Así que, como se puede imaginar, era una situación muy graciosa y confusa (sobre todo porque ni siquiera sentía atracción hacia esa chica).

jueves, 3 de marzo de 2016

La evolución del acoso escolar

   
    Hemos estado viendo y escuchando casos de acoso escolar (y por desgracia algunos lo hemos vivido, en mayor o menor medida) durante la mayor parte de nuestras vidas. A menudo uno podría pensar que es algo que siempre va a estar presente y que nunca va a parar.
    Hoy estoy aquí para mostrar que el que piensa eso está equivocado. La única manera de acabar con esta práctica tan dañina y que más tarde puede acarrear consecuencias muy graves es concienciando a todo el mundo de su importancia y seriedad.
    Con tantas noticias y hechos desafortunados causados por el acoso escolar, nos preguntamos: ¿de verdad sirve de algo? ¿Habremos conseguido darnos cuenta de lo grave que es? La respuesta es sí. Aunque desgraciadamente aún existan casos, parece ser que la gente comienza a actuar y a no quedarse de brazos cruzados. Esto es algo motivador y esperanzador, y también la única manera de erradicar este problema.
    Así se nos muestra en este vídeo, un experimento social donde una niña está siendo acosada verbalmente por otras en una parada de autobús. ¿Qué hacen las personas que ven esta situación? Quizá te sorprendas.



Fuente: Le hacen bullying en una parada de autobús