jueves, 11 de diciembre de 2014

¿Son más generosos los que menos tienen?

    


    A primera vista, uno podría pensar que el que más bienes materiales posee, más tiene para dar y por tanto más generoso debería ser. Sería lo ideal, ¿verdad? Sin embargo, en numerosas ocasiones comprobamos que no es así, sino al contrario: los más pobres (materialmente hablando) suelen ser los más generosos.
    Este último es el caso de este vídeo. Un grupo de jóvenes pide comida a algunos trabajadores y todos les responden negativamente. Sin embargo, cuando uno de ellos se la pide a un vagabundo, este le da sin pensarlo. Lo más conmovedor es que el joven, agradecido por su generosidad, le da un billete al vagabundo (por la reacción debía de ser bastante dinero) y este está tan sorprendido que comienza a llorar, pues seguramente esté acostumbrado a que nadie le dé nada. Muy inspirador.
   

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Sueño invitado: De viaje


Hoy tenemos otro sueño invitado, también de Algo Montalvo (algomontalvo.blogspot.com.es). De nuevo, gracias por el aporte.
Según me estuvo explicando, este sueño podría tener significado. Por ejemplo, la biblioteca representa el conocimiento y las señoras mayores representan la experiencia. Como dije, no suelo creer en estas cosas, pero no está mal tener varias perspectivas (también hay que decir que los sueños de este hombre suelen ser muy simbólicos, casi como una obra literaria, lo cual me fascina).

Tenía que ir a algún sitio por unos papeles. Mi padre me llevaba al Metro o Cercanías.
El lugar parecía estar lejos porque aparte de eso, cogía un autobús y el tren.

Recuerdo todo el viaje, yendo en el transporte mirando por la ventanilla y pensando.
Llegaba a un edificio cuyo aspecto no logro recordar. Era un edificio público.
Entraba en una especie de biblioteca y me atendían dos mujeres de pelo canoso y corto, y de piel tersa sin demasiadas arrugas. Además una de ellas llevaba un jersey fino negro de cuello de cisne, falda vaquera de tubo y botas camperas.
Al pensar en ellas no diferencio sus caras porque se me parecen, aunque eran dos personas distintas y no iban igual vestidas.

Me entregaban un par de documentos que había ido a firmar. Mientras leía y preguntaba a la mujer que mejor recuerdo, ella estaba sentada en frente de mi al otro lado del escritorio. Recuerdo que detrás había algún cuadro típico de bibliotecas o consultas. Bromeábamos un poco y hablábamos algo mientras leía y firmaba.
También mencionábamos la impresora y algo sobre la salud.

Cuando terminé de rellenar una de las hojas, y para no perder tiempo, le decía que fuera mirando si me había dejado algo. Me cayó bien.
Entonces vino la otra mujer, y de pronto yo lo veía a unos 3 metros de distancia mientras me sentía estar rellenando los papeles.
Ellas hacían algún comentario sin importancia sobre el tiempo o algo similar. Y la que había llegado a la habitación tenía los brazos en jarra mirando hacia la gran ventana que había justo detrás desde donde yo "observaba", en diagonal a ella.
De pronto sigo sentado con la hoja y una de las mujeres (con la que me había quedado al principio), con los ojos claros y los pómulos marcados me dijo:
"Me ha gustado este rato contigo -(yo le decía que a mi también)- porque aunque no lo parece, estoy jodidilla. Muy jodidilla". Justo me despierto.

viernes, 5 de diciembre de 2014

¿Igualdad de género? (parte 2)

    Hola a todos, quería concretar algunas cosas acerca de mi última reflexión, ya que es un tema muy polémico y fácilmente malinterpretable. Quizá no haya expresado al 100% claro mi postura sobre este tema.
    En primer lugar, vuelvo a decir que soy un hombre a favor de la igualdad. Estoy muy en contra de cualquier tipo de violencia de género, ya sea machista o hembrista. Es cierto que la mayoría de los casos REALES que suceden son de maltrato del hombre hacia la mujer, y eso también me indigna muchísimo, me parece repugnante y muy retrógrado.
    Sin embargo, en la reflexión anterior dejo a un lado la violencia machista para centrarme en algo de lo que apenas se habla pero que merece ser conocido, que es el caso contrario. Por supuesto, comparado con lo anterior, casos de este tipo se dan en mucha menor medida y no suelen ser tan graves, pero no hay que menospreciarlos ni "fingir" que no existen, como hacen los medios de comunicación.
    Por otra parte lo que critico es el hecho de que algunas mujeres utilicen las denuncias contra el maltrato como un arma, en casos falsos donde no ha habido ningún tipo de violencia, pero a estas mujeres les apetece hundirle la vida a su pareja o expareja.
    Estos dos últimos casos son los que critico, sin dejar de tener en cuenta la violencia machista. Cabe mencionar que en dichos casos el hombre se encuentra totalmente desprotegido ante la ley y no puede hacer nada.
    De manera que os digo de nuevo: si habláis de violencia de género sed realistas y considerad todos los casos, no solo los que aparecen en medios de comunicación, a menudo con información selectiva y en ocasiones manipulada. Solo cuando consigamos tomar conciencia de ello y se tomen medidas conseguiremos avanzar hacia una igualdad real.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Un gran corazón

    La historia de hoy es muy emocionante. Trata de un joven que por desgracia murió en un incendio hace unos meses, pero gracias a él y a que quiso ser de donante de órganos, otra persona pudo beneficiarse de su corazón y sobrevivió gracias a un transplante. La muerte del joven Matt Heisler sin duda es una tragedia, pero pudo salvar la vida a Tom Meeks, lo cual es sencillamente increíble. Y todo ello fue posible por marcar una simple casilla.

Enlace a la noticia:
Una familia escucha el corazón de su hijo fallecido en el pecho del hombre al que salvó la vida

¿Igualdad de género? (parte 1)

 
    El otro día vi un vídeo que me caló bastante y con el que estoy muy de acuerdo. Quería compartirlo con vosotros. Quién haya hecho el vídeo la verdad es que no me importa. Lo importante es el mensaje. Lo digo porque hay ciertas personas que se niegan rotundamente a ver vídeos de ciertos youtubers que no les gustan.
    Estoy muy de acuerdo con lo que se dice en el vídeo y me siento bastante identificado. Al final del vídeo, el tipo comienza a desviarse un poco del carácter general del mensaje y a concretar casos sobre su persona. Aunque no deja de ser interesante lo que tiene que decir, sugiero que prestéis más atención al mensaje global, dirigido a nosotros como sociedad.
    En efecto, se lucha para que haya igualdad entre hombres y mujeres, pero se ha llegado a un punto en el que a veces las mujeres son superiores en derechos a los hombres. Es un tema que me indigna bastante, y que conste que soy un hombre que está a favor de la igualdad. Pero ¿es igualdad lo que se promueve? He visto carteles sobre violencia de género en los que salía una mujer maltratada. También he escuchado anuncios en la radio sobre el mismo tema que van únicamente dirigidos a la mujer y que empiezan así: "Si tu chico hace esto o lo otro..." Basta ya, ¿no? Es cierto que el maltrato a la mujer es algo que se da hoy en día, por desgracia, pero no estoy nada de acuerdo en que se nos deje a los hombres como maltratadores y violadores (que por supuesto los hay) y que las mujeres sean las únicas víctimas. ¿Qué ocurre? ¿Acaso no hay mujeres que maltratan a hombres, aunque sea psicológicamente (que por cierto, también hay maltrato físico)? ¿Es que solo existe violencia de género si un hombre maltrata a una mujer, pero en el caso contrario no?
    En este vídeo, hay una pareja discutiendo en la calle y el hombre comienza a amenazar a la mujer. No tarda en aparecer gente en defensa de ella. En cambio luego, la misma pareja hace lo mismo pero esta vez es ella quien le amenaza a él. Ahora la gente no solo no se para a ayudar sino que además algunos se ríen del hombre.

    Yo sabía que esto existía, pero no me imaginaba que pudiese llegar a ser un asunto tan grave hasta que vi este vídeo, en el cual salen los datos oficiales en España.
Antes de que lo veáis, solo me queda decir: ¿Igualdad de género? Sed realistas, no todo es blanco o negro.
    Es largo, pero merece la pena verlo hasta el final. Espero haberos hecho reflexionar seriamente sobre el tema.
    Las mujeres son superiores a los hombres

Sueño 11: Mi fiesta de cumpleaños

Fecha del sueño: 04/12/2014

Es probablemente la fiesta de cumpleaños más extraña de la historia.
El sueño transcurre en dos años, pero solo en los dos días de mi cumpleaños.
El primer año estaba yo tranquilamente en mi casa ese día. Mi planificación para la fiesta era simplemente invitar a unos amigos, no muchos, y hacer la celebración en mi casa. Todo ocurrió con normalidad y no fue un cumpleaños muy especial, aunque no estuvo mal.
Al año siguiente, recuerdo que iba caminando por la calle con unos amigos, no recuerdo quiénes ni cuántos. Nos dispusimos a entrar en un edificio. Una vez dentro me vi en un salón enorme y muy iluminado. El suelo era de color marrón anaranjado y estaba algo inclinado en la entrada. Mis padres estaban allí, y también amigos suyos. Las amigas de mi madre me felicitaron, di las gracias y fui a hablar con mi madre. Resulta que toda la fiesta la había organizado ella pero con la mala suerte de que había invitado a muchísima gente, la mayoría de la cual ni siquiera conocía. Yo tenía claro que los amigos de mis padres no pintaban nada en mi fiesta, una fiesta de jóvenes. Pero fue una gran sorpresa.
Cuando llegó todo el mundo, aquel recinto se llenó casi por completo. Éramos más de 100 personas en total sin exagerar. Calculo que no conocía ni a la mitad. Sin embargo, a los que conocía les saludé y formamos un grupo ya que, si yo no conocía a los demás, imagínate ellos. Algunos extraños se presentaron y resultaron ser simpáticos, uniéndose así al grupo. Mis primos estaban allí, pero hay algo que me llama la atención ahora que pienso en ello, y es que de mis amigos actuales no había ninguno. A muchos de los que conocía eran personas que hacía años que no veía, antiguos compañeros de clase, etc.
Mientras estaba hablando con mi primo sobre toda la gente que allí había, entraron los invitados especiales. Nosotros los llamábamos payasos, pero no eran payasos infantiles, sino más bien parecían actores de circo que iban a hacer un espectáculo (de hecho había un enano también).
Hay que decir que había muchísima comida, tanta que aún iba a sobrar con todos los que éramos allí.
En un momento determinado estábamos mi primo, un individuo que no conocía, un amigo y dos o tres chicas charlando durante un rato y comiendo. De repente a una de las chicas le dio un mareo y no se podía tener en pie. En ese momento dije “eso va a ser que te ha sentado mal algo”. Entre mi primo y yo la cogimos uno por cada lado y la llevamos a una especie de cuarto pequeño en el que había un telefonillo. Resulta que aquel lugar tenía 4 plantas y la 4ª era una enfermería. No había ascensor, por lo que teníamos que ir por las escaleras. Al llamar contestó una mujer, le explicamos lo ocurrido y nos abrió una puerta, la cual daba directamente a las escaleras.
Los demás pisos eran también salones muy grandes, pero estaban desiertos y a oscuras. Casi daban miedo. Finalmente llegamos al último, donde no vi más que un pasillo que rodeaba una sala en la que había un amplio escenario y muchas butacas.
Las luces se encendieron y apareció todo el mundo que antes estaba abajo. Era otra sorpresa-broma. La chica confesó que en realidad no se encontraba mal, y yo deduje que ahí no había ninguna enfermería. Me la jugaron bien, pero me reí. Después de todo era mi cumpleaños. Mientras repartían aún más comida (unas pizzas enormes) nos fuimos sentando mientras esperábamos que los invitados especiales actuaran.

Después de todo aquello me lo pasé bastante bien.